Contacto, de Carl Sagan. (Reseña)

¿Recuerdan la película «Contact«? Sí, con Jodie Foster. Bueno, pues olvídenla. El libro es parecido, pero no es lo mismo. La peli me gustó, no les voy a engañar. La escena del «despegue» y el viaje de la protagonista es ciertamente espectacular y acongoja. Pero Contacto, el libro, tiene más chicha.

Supongo que no hace falta que les diga quién era Carl Sagan (dirigió la serie «Cosmos» que nos descubrió a muchos que en el cielo había algo más que nubes. Con esa portentosa banda sonora de Vangelis…) Pues «Contacto» fue la única novela de este importante divulgador científico.

Y se nota.

Portada de la novela Contacto, de Carl Sagan
Portada de la novela Contacto, de Carl Sagan

No, no me malinterpreten. No es que esté mal escrita, pero se ve que Sagan era divulgador y no se cortó en meter sesudas parrafadas que a los más profanos en el tema le pueden dejar un poco descolocados.

No obstante, la novela está muy bien. Al menos, a mí que siempre se me ha ido la imaginación por esos «mundos de Dios», me ha parecido así. Es curioso, mi novela El Colono contiene una parte que yo también he escrito de pasada.

No es plagio, no se me tiren al cuello. Simplemente los dos nos hemos servido de algo que no puedo decir para no estropearos esta novela y la mía que está en ciernes. En fin, no me hagan mucho caso. Pueden leer ambas novelas y decidir. La mía es mucho más barata ;)

Novela Contacto. ¿De qué va?

Centrémonos. El libro nos habla de Ellie, una importante radioastrónoma que está a cargo del proyecto SETI (de búsqueda de marcianos, podría explicarse rápidamente) y un día reciben lo que parece ser un mensaje.

No, perdón, el MENSAJE.

En esta parte la película sigue bastante bien lo que transcurre en el libro, excepto lo del rollo con el tío bueno de Matthew McConaughey. Supongo que para atraer a la chavalería femenina se vieron obligados a ello, porque en el libro es cierto que el personaje de McConaughey existe pero no tiene ningún lío con la protagonista (sí el asesor científico de la Casa Blanca, que también difiere a la peli).

Película Contacto, de Robert Zemeckis, 1997
«Qué hago, ¿me quito ya la camisa y que esta flipe de verdad?». Fotograma de la película Contacto, de Robert Zemeckis, 1997

Además del mensaje primario, hay otro con imágenes de Hitler que en seguida ponen nerviosos a los de siempre: a los de las estrellitas en las hombreras.

El mensaje parece consistir en unos planos de una supuesta máquina para vaya usted a saber qué. Hay un chorro de páginas que se hacen un poco pesadas porque el autor se dedica a marear un poco la perdiz. Aquí se nota que Sagan no era novelista y le falta ritmo.

El colono
1,49 €
Formato digital
Género ciencia ficción - space opera
Unas 150 páginas
Superviviente
1,49 €
Formato digital
Género postapocalíptico
Más de 600 páginas
El poder
0,99 €
Formato digital
Género comedia romántica fantástica
Cerca de 50 páginas

En realidad el libro parece no avanzar mucho hasta el tercio final, en el cual una vez construida, no una sino tres máquinas, parece que por fin viene lo mejor.

En la peli sólo el personaje que interpreta Jodie Foster logra subirse a la Máquina. En el libro serán cinco los componentes de la tripulación: un nigeriano, un ruso, un chino, una india y una norteamericana (Ellie). Vamos, un prometedor chiste.

Hasta ese momento, película y libro van (más o menos) de la mano. Pero en cuanto llegan al Contacto, vemos las diferencias.

La peli toma unos derroteros ambiguo; filosóficos y en cierto sentido sensibleros que se mantienen hasta el final, totalmente distinto al del libro y yo…. Bien, yo me quedo con el del libro. Simplemente porque este tiene una profundidad que la peli no llega.

Película Contact, de Robert Zemeckis, 1997
«¡Madre del amor hermoso! ¡Pero qué cosica es esta!» Fotograma de la película Contact, de Robert Zemeckis, 1997

Sagan escribe un relato en el cual, en boca de sus personajes, se cuestiona la fe de las personas, las religiones y el misticismo hacia lo desconocido, en vez de hacer caso a la ciencia que es lo seguro o lo que, más o menos, nos puede dar una certeza ante lo que no conocemos.

Pues bien, Sagan nos sorprende al final. No diré nada, pero quien lo lea o lo haya leído convendrá en que es bastante irónico. A mí me ha parecido un final muy bueno. Y pensar que la clave de todo está en el número pi… De esto no se habla en la peli, pero en la novela es algo fundamental.

Creo que esta novela fue un tributo de su autor al optimismo, a la esperanza en los humanos. No olvidemos que la novela fue publicada en 1985, con la guerra fría coleando y el arsenal nuclear por las nubes.

En definitiva, si lográis asimilar los párrafos tediosos o excesivamente científicos o dogmáticos, lograréis leer una buena novela de ciencia ficción.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.